Review Inov8 Race Ultra 290

, 2 comentarios

Inov 8 nació en 2003 en UK con la clara intención de centrarse en crear zapatillas rápidas y ligeras. Si miramos el catálogo de la marca la mayoría de sus creaciones son pensadas a tal efecto, con tacos prominentes, pinta de voladoras y para gente que no pese mucho, aunque parece que con las Inov8 Race Ultra 290 las cosas han cambiado.

Cuando me dijeron que me daban la oportunidad de probar unas zapatillas de la marca, rápidamente pensé en usarlas para alguna serie, salidas cortas de no más de 15-20 km y poco más. La sorpresa fue cuando me enteré que son “zapas” para ultras, cómodas y ágiles, así que las ganas de probarlas aún fueron mayores. Durante 5 meses las he estado disfrutando por todo tipo de terreno, desde el pedregoso y técnico Montserrat, hasta el Pirineo más verde y embarrado y para nada he echado de menos las NB Leadville que llevaba hasta ahora.

La zapatilla

Una vez en mis manos, la primera sensación al abrir la caja es que la marca cuida lo que hace. No en vano han grabado dentro una inscripción que reza “Obsessed is just a word the lazy use to describe the dedicated” (Obsesión es la palabra que los vagos utilizan para referirse a dedicación).

7

Hablamos de una zapatilla de un peso de 290 gramos, aunque yo que calzo un 46’5 calculo que pesan un poquito más. El drop (la diferencia de altura entre punta y talón) es de 6 mm que es algo normal tirando a bajo actualmente en montaña. No hay problema porque te adaptas enseguida.

Upper, horma, media suela

Lo primero en que me fijo son los acabados del upper (o la parte de arriba). Todos los sellados están bien hechos, sin restos. Las costuras están perfectas. Dentro todo es igual de cuidado, sin costuras que sobresalgan, plantilla con buena pinta y lengüeta lo bastante acolchada para que no molesten los largos cordones. No veo protecciones en la parte delantera como suele ser habitual en zapatillas más rodadoras y pisteras, y noto que hay una leve sujeción en el talón. Eso ya nos da una idea de por donde se pueden mover mejor, aunque es una idea equivocada ¡para mi sorpresa!2

Por cierto, algo que descubrí algunas salidas después es que llevan unos pequeños velcros en la zona del tobillo para sujetar unas polainas de la propia marca, es un detalle bien pensado.

Durante la prueba no he echado de menos protección alguna. He dado patadas a piedras, me he tropezado con alguna raíz traicionera y se me ha caído un tetra brik de leche encima y no ha habido ningún problema.
En cuanto a la transpirabilidad, mis rodajes han sido en verano y todo perfecto. Cuando cae lluvia o las metes en un río tardan en mojarse por dentro, parece mentira sin tener una membrana específica para eso. Y en cambio no te cueces dentro, que es de agradecer.

Los cordones, como he avanzado antes, son demasiado largos, sin más drama que pasar el sobrante por debajo de los cordones para que no se enganchen con nada, que eso sí que puede ser un buen drama.

10

Aviso para navegantes: es una zapatilla ancha. A mí me va perfecta porque podría dormir de pie, pero igual cuando bajamos y tenemos que ladear el pie, pierde algo de estabilidad porque se mueve. No es preocupante, casi todas las zapatillas de este tipo aguantan hasta cierto punto y debemos ser conscientes de sus límites. Lo mejor para mí es la libertad que te dejan para mover los pies, igual es por la costumbre, pero lo encuentro muy agradable. Y en general la zapatilla es cómoda, desde el primer momento que te la pones.

El único “pero” a esa comodidad igual lo encontramos en la amortiguación, lo que viene a ser la media suela. A mí me pareció algo dura y rígida cuando “retorcía” la zapatilla al cogerla con las manos, sobre todo al principio. Después de rodar con ellas te das cuenta de que es cuestión de acostumbrarse y que en realidad no van mal. Tampoco pasa factura al final de una salida de 6-7 horas. Parece ser que el punto de flexión lo otorga una tecnología de la marca que se llama Meta-Flex, que es una ranura que obliga a la zapatilla (y al que la lleva) a flexionar por ese punto determinado. Después se nota que hay algo que te obliga a ir hacia adelante, una tecnología llamada Dynamic Fascia Band que intenta imitar el movimiento de la fascia del pie, que aprovecha la energía del impacto para propulsarte. Si no has leído antes como funciona y desconoces que existe, la sensación es tal cual. Algo te “obliga” a hacer todo eso, y cuando te acostumbras lo echas de menos.

4

La sujeción es bastante buena, no es excepcional, pero tampoco es lo que se le pide a esta zapatilla. He bajado por terrenos de hierba y barro y solo tenía problemas cuando tenía que bajar de lado, que por más que apretaba no había forma de sujetar el tobillo. No se lo reprocho, me ha pasado con casi todas las zapatillas que he utilizado, que son unas pocas.

Me ha sorprendido gratamente al bajar por caminos llenos de piedra, tipo Montserrat, pisando sin piedad por falta de técnica por encima de todo y sin inmutarse. Claro que las hay mejores para esto pero, es que estas cumplen que es más de lo que muchas querrían.

La suela

Apartado especial para esta suela. Tiene un taqueado nada prominente. Como casi siempre tenemos los tacos de los lados más grandes para ganar estabilidad, los tacos delanteros y traseros que nos ayudan a traccionar en subidas y bajadas y los que hay en el talón. La suela la llaman TRI-C y es un combinado de tacos blandos y duros.

1

Lo que es verdaderamente flipante (flipante es la palabra), es que agarra donde sea. Cuando digo donde sea, digo que agarra en piedra mojada, en barro no se va, cuando llueve en hierba tampoco, por piedras sueltas ni se inmuta. Tampoco la voy a probar con hielo porque aún tengo todos los dientes y me gustaría seguir así, pero me atrevería a decir que nos darían una sorpresa.

Se nota el terreno por el que pisamos pero lo justo para que no moleste. Una suela de diez. Lo remarco porque es raro. Es muy raro que una suela vaya bien en todo tipo de terrenos, y en mojado era algo hasta ahora, casi imposible.

Conclusiones

El desgaste sufrido en algo más de 250 km ha sido casi nulo en la suela. Algún enganchón en cordones y los colores no han perdido lustro (son muy bonitas para mi gusto, la verdad). Os lo dice una persona que en 150 km ha reventado unas Leadville (suela incluida), con lo que estas cosas se valoran aún más.

Las Race Ultra 290 son recomendables para gente grande y no tan grande qu equiera correr en terrenos técnicos medios y pistas, ir más allá con la sujeción que brindan, lo tiene que valorar cada uno. Por suela iremos siempre sobrados, con lo que el límete lo marcará el estado físico de cada uno para soportar su propio peso cuando la cosa se ponga seria. Le encantará a los que les guste llevar una amortiguación un poco dura. En mi caso con 95 kg “en canal” nunca he tenido molestias, aunque tampoco llevo ritmos demasiado altos. Yo he quedado más que encantado y gratamente sorprendido, tienen sus defectos como todas, pero son tan pequeños que compensa, que al final es lo que hace buena una zapatilla.

Soy @guillemtri. Si tenéis cualquier duda, o incluso si tenéis mi número de pie y queréis probarlas, aquí estoy a vuestra disposición.

5
Be Sociable, Share!
 

2 Respuestas

Deja tu comentario

(*) Campo obligatorio, Tu email no será publicado